1/1

¿QUE ES EL GLAUCOMA?

El glaucoma es una enfermedad ocular que se caracteriza por la pérdida de visión como consecuencia de un daño en el nervio óptico secundario, provocada generalmente, por un aumento de la presión intraocular (PIO). El factor de riesgo más importante es el aumento de la presión ocular que puede causar una disminución de la visión progresiva e irreversible. 

 

Por lo general ocurre cuando se acumula líquido en la parte frontal del ojo. Ese exceso de líquido aumenta la presión en el ojo, dañando el nervio óptico.

TIPOS DE GLAUCOMA

Hay dos tipos principales de glaucoma:

  • El glaucoma crónico/ángulo abierto 

  • El glaucoma agudo/ángulo estrecho

 

El glaucoma primario de ángulo abierto

Este es el tipo más común de glaucoma, ocurre de manera gradual en el que el ojo no drena el líquido como debe ser (como un drenaje obstruido). Como resultado, la presión del ojo comienza a dañar el nervio óptico. Este tipo de glaucoma es indoloro y no causa cambios en la visión al principio.

Algunas personas pueden tener nervios ópticos que son sensibles a la presión ocular normal. Esto significa que su riesgo de desarrollar glaucoma es más alta de lo normal. exámenes oculares regulares son importantes para encontrar los primeros signos de daño a su nervio óptico.

Glaucoma de ángulo cerrado (también llamado "glaucoma de ángulo estrecho")

Este tipo se produce cuando el iris de una persona está muy cerca del ángulo de drenaje en el ojo, eiris puede bloquear el ángulo de drenaje. Cuando el ángulo de drenaje queda bloqueado completamente, la presión ocular aumenta rápidamente. Esto se llama ataque agudo y se trata de una verdadera emergencia ocular y debe llamar al oftalmólogo de inmediato.

Estos son los signos de un ataque agudo de glaucoma de ángulo cerrado:

  • La visión se vuelve borrosa de repente

  • Tiene dolor intenso en el ojo

  • Tiene dolor de cabeza

  • Tiene dolor de estómago (náuseas)

  • Vomita

  • Ve anillos o aureolas de arcoíris de color

  • alrededor de las luces

 

Muchas personas con glaucoma de ángulo cerrado lo desarrollan lentamente. Al principio no se presentan síntomas, por lo que no saben que lo tienen hasta que el daño es grave o sufren un ataque.

El glaucoma de ángulo cerrado puede causar ceguera si no se le trata de inmediato

SÍNTOMAS

El glaucoma, en la gran mayoría de los casos, es una enfermedad asintomática hasta fases avanzadas por eso se la conoce como "ceguera silenciosa". El carácter asintomático de esta dolencia, convierte el diagnóstico precoz en aspecto fundamental. Por eso es muy importante que las personas con perfiles de riesgo, como los pacientes con antecedentes familiares, los diabéticos, las personas con miopía elevada o los mayores de 50 años se sometan a revisiones oftalmológicas periódicas.

TRATAMIENTO

Existen diferentes tipos de glaucoma y el tratamiento que prescriba el especialista dependerá de las características concretas de la dolencia y del paciente que la sufra. El factor común en todos los tipos de glaucoma es el daño que se produce en el nervio óptico secundario, que suele estar relacionado con una presión intraocular elevada. Por eso, la gran mayoría de los tratamientos están dirigidos a controlar este factor. En todo caso, debemos tener en cuenta que el daño que produce el glaucoma es irreversible y todos los tratamientos se orientarán a frenar su progresión, ralentizando el deterioro progresivo del nervio óptico y la pérdida del campo visual.

 

Los principales tratamientos para el glaucoma son:

 

  • Fármacos en forma de colirio

  • Cirugía láser

  • Cirugía tradicional