1/1

¿QUE ES LA

AMBLIOPÍA?

La ambliopía también llamada ojo vago o perezoso se produce cuando, sin existir ninguna alteración en las estructuras del ojo se manifiesta una disminución de la agudeza visual en uno o ambos ojos. Dicha disminución ocurre cuando uno o ambos ojos envían una imagen borrosa al cerebro, entonces este “aprende” a ver borroso con ese ojo, aun cuando esté usando gafas.

Hay diferentes tipos y causas de ambliopía: Ambliopía  por estrabismo, ambliopía por privación y ambliopía refractiva.  

La ambliopía por estrabismo se desarrolla cuando los ojos no están derechos. Un ojo puede desviarse hacia adentro, afuera, arriba o abajo. Cuando esto sucede, el cerebro “desconecta” el ojo que no está derecho y posteriormente la visión se disminuye en ese ojo. 

La ambliopía por privación se desarrolla cuando una catarata o una condición similar privan al ojo del niño de experiencia visual.  Si no se trata tempranamente, estos niños pueden desarrollar muy mala visión. A veces este tipo de ambliopía puede afectar ambos ojos. 

La ambliopía refractiva ocurre cuando hay un defecto refractivo grande o muy desigual en los ojos del niño (aumento en las gafas). Usualmente el cerebro “desconecta” el ojo que tiene más hipermetropía o más astigmatismo. Padres pueden no pensar que hay un problema porque los ojos del niño se pueden ver derechos. Además, el ojo “bueno” tiene visión normal. Por estas razones, este tipo de ambliopía puede no encontrarse hasta que se le hace un examen de visión al niño. Este tipo de ambliopía puede afectar uno o ambos ojos y se puede mejorar si se detecta tempranamente. 

TRATAMIENTO

La ambliopía se corrige haciendo que el niño use su ojo más débil, esto se puede lograr de diversas maneras.

  • Una manera consiste en poner un parche sobre el ojo más fuerte del niño. 

  • Otra forma es hacer borrosa la visión del ojo más fuerte mediante el uso de gotas. 

  • O bien el niño puede llevar gafas con una lente que nubla la visión del ojo fuerte.

Cada una de ellas busca hacer que el niño haga uso del ojo mas débil.

Puede tomar varias semanas incluso meses para que la visión del ojo mas débil se haga mas fuerte. Una vez que el niño tiene una mejor visión de ese ojo, él o ella puede necesitar usar un tiempo parcial un parche en el ojo. Esto ayuda a mantener su visión fuerte.

Es posible prevenir la pérdida de visión de la ambliopía, pero el tratamiento sólo funcionará si el niño sólo utiliza el ojo más débil para ver.

Como conclusión, y sabiendo que la ambliopía es tratable si se detecta a tiempo, es necesario remarcar la importancia de realizar los controles oftalmológicos del recién nacido, a los 6 meses, a los 3 años y al ingreso escolar, y ante toda situación de sospecha de alteración visual en el niño.